• Alexis Sazo

Confianza en Dios



 

Para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. (1 Corintios 2:5)

 

Hace algunos años, un cristiano que participaba en la distribución de Biblias en China fue arrestado y encarcelado. Este es su testimonio: «Sentí realmente que Dios tenía una lección que enseñarme. Quería formarme para ser su testigo y empezó colocándome en esa situación para que primero pudiese conocer mejor. No lo tomé como una carga…».


El profundo deseo de este creyente era conocer cada día más a Dios, incluso a través de las peores circunstancias. Para él lo esencial de la vida no se hallaba en las facilidades a las que cada uno pueda aspirar, sino en la confianza depositada en Dios y en la relación personal que resulta de ella. Y puede que no entendamos los propósitos de Dios, porque como dijo Él: «Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos» (Isaías 55:8–9). Pero de una cosa debemos tener certeza y que nos dice Dios: «Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después» (Juan 13:7).


Confiar en Dios en circunstancias difíciles no es tarea fácil, pero si verdaderamente queremos conocer a Dios y crecer en los espiritual, necesitamos ser moldeados por el alfarero divino. Él podría decirnos: «Si tienen fe en mí, vean si su felicidad depende de ustedes o de mí; si sus proyectos dependen de ustedes o de mí; si los métodos que emplean para conseguir sus objetivos dependen de ustedes o de mí; si lo que dirige sus vidas es su comprensión de las cosas o la mía».


Hermanos, si Dios nos hace pasar por momentos difíciles, –entre otras razones– es porque quiere que pongamos toda nuestra confianza en Él. Pero la pregunta es: ¿Cómo está nuestra confianza en Dios?


Aprendamos a confiar en Él y escuchemos su voz que nos dice: «Tened fe en Dios» (Marcos 11:22), ya que Él nunca nos defraudará.


0 visualizaciones0 comentarios
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram