top of page
  • Alexis Sazo

Comportarnos como luz



Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (Efesios 5:8)


El apóstol Pablo comienza este capítulo con el mandamiento de imitar a Dios. Y en los versículos siguientes da razones, maneras, lenguaje y formas que debemos evitar con tal de poder imitar a Dios correctamente. En este versículo 8, el apóstol continúa dando una razón adicional para no comprometernos con la conducta mala de la gente inmoral. En este versículo se basa no en el futuro (el juicio venidero de Dios), sino en el pasado y en el presente (la diferencia entre lo que sus lectores eran antes y son ahora).


La idea expresada en este versículo es como lo dicho por el apóstol Pedro en su primera carta, donde dice:


Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. (1 Pedro 4:3–5)


Qué significa esto en la vida práctica, que nuestra nueva naturaleza debe ser notoria para cualquiera que nos ve y escucha. Es decir, que ahora que somos ovejas del Señor (Juan 10:27), debemos comportarnos como tal, ya no somos cabritos puestos a la izquierda del Señor (Mateo 25:31–32), sino que somos ovejas puestas a su derecha, por lo tanto, nuestra nueva naturaleza debe ser notoria.


La pregunta, hermanos, es: ¿cómo está nuestro testimonio silencioso? ¿Las personas notan que somos diferentes? ¿O somos cristianos del servicio secreto? Es decir, que nadie sabe que somos creyentes. Mis hermanos, nuestra conducta debe estar de acuerdo con nuestra nueva identidad. Esto significa que debemos irradiar la luz de la cual somos, pues debe notarse en nuestra conducta.


Andar implica esfuerzo, porque para poder movernos tenemos que gastar energía. Además, no es algo que sea opcional, ya que el texto dice: «andad como hijos de luz». Por tanto, es un mandamiento de Dios que nos manda a comportarnos con luz en un mundo de oscuridad.


28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page