• Alexis Sazo

Cegados



En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. (2 Corintios 4.4 RVR60)


Con pesar podemos ver como Satanás ha cegado el entendimiento del mundo, especialmente en estos últimos años; pero lo que es peor aun, es que también ha cegado a muchos hermanos a través de sus mentiras. Porque les presenta sus mentiras usando doctrinas falsas; esto es debido a que vivimos en el tiempo de la apostasía. Nuestro Salvador Jesús lo dijo:


Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. (Mateo 24.11-12, 24 RVR60)


Nosotros debemos ser luz del mundo, ya que estamos en la Luz, por lo tanto, no podemos estar cegados. Era en el tiempo antes de creer que teníamos una venda, pero Cristo nos la quitó; por esta razón, no permitamos que el enemigo la ponga nuevamente sobre nuestros ojos. Precisamente, Dios, hablando de la última de las siete iglesia en Apocalipsis, nos dice:


Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. (Apocalipsis 3.18 RVR60)


Hermanos, si hemos sido cegados y no somos conscientes de ello, podemos orar pidiéndole a Dios que unja nuestros ojos con colirio para ver la verdad, su verdad. Y no seamos como aquellos que tienen comezón de oír la palabra de Dios, pues es nuestra guía diaria. Por eso su Palabra nos dice:


Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. (2 Timoteo 4.3-5 RVR60)


Hermanos, despertemos y veamos que el mundo a nuestro alrededor se está perdiendo debido a nuestra ceguera espiritual; así que trabajemos con más ahínco en las cosas de Dios, porque Satanás trabaja incansablemente sabiendo que le queda poco tiempo. De ahí que Dios nos diga:


Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. (Efesios 5:15–16 RVR60)


38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram