top of page
  • Alexis Sazo

Arcoíris de gracia



Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra. (Génesis 9:13)


Los arcoíris son eventos hermosos de contemplar, pues marcan el fin de una lluvia, y verlos siempre son un momento memorable. Pero ¿alguna vez ha pensado que Dios también los está mirando? Sí, esto es lo que su Palabra nos dice en Génesis 9:16 «Estará el arco en las nubes, y lo veré [énfasis añadido], y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra» (Génesis 9:16).


El arcoíris es el recordatorio de la hermosa promesa de Dios para con sus criaturas, de que nunca más destruiría este mundo por agua, es decir, una manifestación de su gracia. Sin embargo, el ser humano pecador ha mancillado el símbolo del amor de Dios, de su misericordia y paciencia, pues hoy en día se utiliza en la bandera de los movimientos LGBT. Y conforme a lo que dice en internet con respecto a la bandera de arcoíris, dice que el significado de los colores reflejan la diversidad de la comunidad LGBT y el espectro de la sexualidad humana y de género.


Pero a pesar de la maldad del hombre, Dios permanece fiel a su promesa al no destruirnos, a pesar de que lo merecemos. Aunque eso no significa que Dios no castigará el pecado, pues dice su Palabra: «pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos» (2 Pedro 3:7). ¿Y por qué no juzga y destruye este mundo? El mismo apóstol Pedro nos da la respuesta: «El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento» (2 Pedro 3:9).


Aunque ese arco palidece en comparación con la gracia mostrada en la cruz del Calvario. Allí, la ira de Dios cayó sobre el Señor Jesucristo, quien era completamente inocente. Y es hermoso pensar que cuando la luz del mundo se enfrentó a las nubes tempestuosas en el Calvario, apareció un hermoso arco de promesa de perdón gratuito para todo aquel que se acerca a Cristo arrepentido de sus pecados, buscando perdón.


Por lo tanto, hermanos, la próxima vez que veamos un arcoíris, hagamos memoria de la abundante misericordia, amor y gracia que Dios nos mostró en su Hijo Jesucristo, nuestro «arcoíris de gracia».


39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page