• Alexis Sazo

Andar en la luz



Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. (1 Juan 1.7 RVR60)


Cuando la luna desapareció, la oscuridad cayó sobre nuestra aldea en el bosque. A los relámpagos que surcaban el cielo les siguieron ruidosos truenos y abundante lluvia. Despierto y con miedo, ya que era un niño, ¡imaginaba toda clase de monstruos horripilantes a punto de lanzarse sobre mí! Sin embargo, al amanecer, los ruidos habían desaparecido, el sol salió y la calma retornó mientras las aves cantaban jubilosas. El contraste entre la terrorífica oscuridad de la noche y el gozo de la luz del día era marcadamente notorio.


La experiencia de este hermano, nos recuerda lo dicho en el libro de Hebreos:


Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más, porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo; y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando. (Hebreos 12.18–21 RVR60)


El escritor de Hebreos recuerda cuando los israelitas tuvieron una experiencia tan oscura y turbulenta en el Monte Sinaí que se escondieron de miedo (Éxodo 20:18-19). La presencia de Dios, aun al darles con amor la ley, los aterrorizó. Y esto se debía a que, por ser pecadores, no podían vivir a la altura de los estándares divinos. Su pecado los llevaba a andar en tinieblas y con temor, tal como leemos en los versículos de más arriba.


Sin embargo, Dios es luz; y en Él, no hay tinieblas (1 Juan 1.5). Y todo aquel que sigue al Señor Jesús, «no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida» (Juan 8:12). Así que, hermanos, aprendamos a vivir y gozar de esta nueva luz, porque no debemos temer, sino gozarnos en la presencia de Dios, pues hemos sido hechos justos por el sacrificio del Señor Jesús.


31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram