top of page
  • Foto del escritorAlexis Sazo

Abramos nuestros corazones



Sin embargo, no tienen lo que desean porque no se lo piden a Dios. (Santiago 4:2 NTV)


Pregunté a un estudiante qué era lo que más deseaba tener en la vida, y me contestó: —Libros, salud y quietud». Hice la misma pregunta a un usurero prestamista y me dijo: —Dinero, dinero, y más dinero. A un pobre que encontré le dirigí la misma pregunta, y sin vacilar me dijo: —Pan, pan, pan. Un beodo que iba por la acera donde yo caminaba, al hacerle yo esta pregunta, me dijo: —Un poco más de aguardiente. Luego, dirigiendo mi vista hacia donde estaba una multitud, les pregunté lo mismo, y me contestaron todos: —Riqueza, fama, placeres.


Cada ser humano tiene un deseo en su corazón. El versículo del encabezado nos dice que no tenemos porque no lo pedimos. Pregunto: ¿Hablamos con nuestro Padre celestial acerca de aquel deseo que arde en nuestros corazones? Mis hermanos no tenemos que avergonzarnos o pensar que eso que anhelamos es demasiado insignificante para que Él lo note. Dios se interesa en cada uno de nosotros y en todo lo que nos atañe en nuestras vidas. Si nos negamos a abrirle nuestros corazones, nunca podremos recibir lo que Él desea darnos.


El Padre nos puede decir que sí de inmediato a lo que pedimos, también puede hacernos esperar su tiempo perfecto. Asimismo, nos puede mostrar que lo que estamos pidiendo no encaja con su plan que Él ha trazado para nuestras vidas, pues tiene algo mucho mejor. 


Lo que Dios desea, es que hablemos con Él como con un amigo, que le contemos nuestras esperanzas y deseos más íntimos. Y mientras más específico seamos en cuanto a nuestras metas y anhelos, mejor podremos verlo obrando en cada situación. 


Así que, hermanos, no dejemos pasar más tiempo, abramos nuestros corazones a nuestro Padre celestial, teniendo plena seguridad de que Él nos ama y nos oye. No olvidemos que «los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor» (Salmos 34:15 LBLA).

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page