• Alexis Sazo

A la luz




Fuente: La Buena Semilla (modificado)


 

Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. (Efesios 5:13)

 

La vivienda a la que debíamos mudarnos estaba muy deslucida, por lo que había decidido volver a pintar algunas habitaciones. A medida que cubría las paredes, estaba obligado a comprobar que muchas pinceladas denunciaban mi falta de experiencia. Sin embargo, después de algunas horas ocupadas con esta renovación, empecé a sentirme un poco más seguro en lo que hacía. Seguí trabajando hasta el fin del día y dejé la obra tras haber dado una vuelta con mirada de satisfacción.


Pero, a la mañana siguiente, ¡qué sorpresa y qué decepción! Aquí y allá se veían trazos, irregularidades y zonas mal cubiertas. Fue necesario rendirme a la evidencia. No había hecho progresos; sencillamente, al fin del día la luz había disminuido y no vi todas las faltas en mi trabajo.


Si usted dice: «No hago mal a nadie; no soy peor que otros», es porque nunca se vio expuesto a la verdadera luz. Dice su Palabra: «Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios» (Juan 3:19–21). Quizás sea un buen hombre o una buena mujer a los ojos de los seres humanos, pero un día será necesario que usted y yo comparezcamos ante Dios. Él es quien juzgará a toda criatura, y es quien tiene poder para sacar todo a la luz, porque Él es la luz.


¿Está preparado para aquel día en donde todo saldrá a la luz?


37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Telegram
  • Twitter
  • Instagram